Que mirar al comprar una bici

Hoy vamos a hablar de otro tema que hay que tener en cuenta,  aunque muchos de nosotros usabamos antiguas bicicletas destartaladas que habían pasado por media familia, cada vez es mas habitual que sean los propios niños los que estrenen su bici.

Y de eso quiero tratar hoy, ya que aunque todas las bicis puedan parecer adecuadas, hay una serie de cosas a tener en cuenta.

LO PRIMERO DE TODO, SEGURIDAD

Si me miro al cuerpo, fácilmente puedo reconocer las innumerables cicatrices de mi infancia debidas a caidas de la bici, heridas que podemos evitar equipando a nuestro hijo de:

– Casco, por supuesto que este homologado, sea de su talla y se lo coloquemos bien. ( No os podéis ni imaginar la de gente que lo lleva del reves).

–   Y recomiendo cuando aprenden unas rodilleras o coderas, la inversión es minima y también le valdrá para patinar.

– Si hace falta, ruedines

– Yo como ciclista recomiendo gafas y guantes

COMPARAD EN VARIAS TIENDAS

El mismo modelo de bicicleta puede tener grandes diferencias de precio y además podréis ir comparando características.

No tengo nada en contra de las grandes superficies, pero nadie da duros a cuatro pesetas,  os recomiendo tiendas especializadas.

¿QUE QUEREMOS?

Dentro del mundo de las bicis hay gran cantidad de opciones,  podemos escoger desde bicis sin pedales para niños que acaban de aprender a andar y les ayuda a desarrollar su motricidad, Mountain bikes, bicis de paseo, etc.

También tened en cuenta que no será igual una bici para un niño de  4 años que para uno de 8, ya que variarán muchas cosas como tamaños,  cambios, etc.

MATERIALES

Pensad que cuadros se adaptan a lo que necesitais, ya que teneis entre otros,  acero, aluminio,  fibra de carbono  e incluso madera. Pensad que cuanto mas ligeros mejor.

También tened en cuenta que  dentro del resto de los componentes hay gran variedad de calidades como por ejemplo en los frenos, cambios,  pedales, etc.

Todo esto recordando que no va a ser su bici definitiva y que la tendremos que cambiar por otra mayor, así que ojo al presupuesto.

¿ES SU TAMAÑO?

Hay una regla de oro y es que sentado en el sillín, el niño llegue bien con los dos pies al suelo.

A la hora de establecer una tabla de tallas, diremos que, por ejemplo, un niño de 4-5 años (de entre 100 y 110 cm), tendría que optar por una talla 16″; uno de 6 a 8 años (de entre 120 y 135 cm) por una talla 20″, minetras que un niño mayor de ocho años, de entre 135 y 155 centímetros de altura, por una bici talla 24″.

Por último deciros que aunque mi enano todavía no tiene edad para montar,  ya hemos pensado que su primera bici será el modelo sin pedales cuando sea capaz de usarla, mientras tanto se lo pasará en grande montado en la sillita de la bici de sus papis.

Aaah nosotros ya hemos preparado las bicis para hoy,  ¿ y vosotros?

Los niños y los abuelos

Hoy en día si alguien ha tomado protagonismo en el día a día de nuestr@s hij@s,  esos son sin duda los abuelos.

Los cambios que se han producido en nuestra sociedad hacen que para la mayoría de las familias sea imprescindible tener que trabajar los dos padres para salir adelante y tengamos que recurrir  para conciliar vida personal y laboral a la siempre desinteresada e incondicional ayuda de los abuelos.

Pero a parte de esa labor, con nuestros hijos hacen una gran tarea, ya que cubren todas aquellas necesidades que el niño pueda demandar en nuestra ausencia,  les cuidan, son compañeros de juego, confidentes,  maestros, apoyo y sobre todo lo más importante es ese inexplicable vinculo abuelo-nieto siempre tan beneficioso. Y además siempre suelen ser el eje de unión entre el resto de miembros de la familia.

Como padres,  debemos agradecer siempre la gran labor que hacen, ya que ellos sacrifican sin pensarlo su tiempo de jubilación para volver a ejercer una labor educativa que ya hicieron hace muchos años.

También es verdad que para muchos significa volver a sentirse útiles, aunque también hay que respetar si por motivos de salud, personales o similares porque ya no se ven capacitados  rehúsan a cuidar de los nietos. Nunca será por no quererlos.

Si los abuelos tienen que encargarse de los hijos, nunca hay que abusar de la situación,  los padres siempre seremos nosotros (lo digo por casos en los que algún padre se desentiende totalmente de su hijo siendo el abuelo padre otra vez).

Debemos ser conscientes y hacérselo notar, que ellos forman parte del proceso educativo del niño y por supuesto si discrepamos con su forma de actuar, decirselo dialogadamente, nunca reprochandoles nada, debemos respetar su forma de ser y educar.  (Si nos han educado a nosotros,  tan mal no ha podido ir).

Por supuesto debemos ser conscientes de las posibles limitaciones que por edad u otra causa puedan tener,  y ser conscientes del esfuerzo que les supone seguir el ritmo de nuestr@s hij@s aunque nunca nos lo digan.

Debemos establecer unas normas comunes tanto en casa como con los abuelos para ayudar al niño a comportarse igual en ambos lugares.

Una de las cosas que a los padres puede molestar más,  es que los abuelos se lleguen a entrometer en la forma de educar de sus padres,  debemos agradecer sus aportaciones pero también marcar los límites.  Como antes dije, los padres son los padres y serán los que decidan.

Hay que confiar en ellos como siempre digo,  la confianza es una gran compañera de viaje.

Y no debemos meter al niño en compromisos sintiendo a veces celos si dedica excesivo cariño a los abuelos.  No hay que rivalizar por el amor del niño,  sino que hay que trabajar juntos para hacer del niño una persona integra.

Y por último agradecer siempre la labor y la compañía de los abuelos,  yo que perdí pronto a mis abuelos siempre la decía a mi mujer que quien tiene un abuelo tiene un tesoro, y os aseguro que es verdad.

Allá donde estéis,  gracias abuelitos por lo que soy hoy. Os quiero.

Decir adios al chupete

Hoy quiero hablar del momento en que nuestr@ hij@ tiene que despedirse del que ha sido su compañero inseparable durante sus primeros meses,el chupete.

Aunque en las primeras etapas de nuestro hijo, tiene !muchas bondades respondiendo a su reflejo de succión, lo alivia en la dentición, le ayuda a dormir y le cama en los berrinches, su uso a partir de cierta edad puede ocasionar problemas en los dientes y habla, por lo que hay que saber decir adiós a este inseparable amiguito.

Antes de continuar, decir que es una transición en nuestro hijo que tendremos que tener paciencia, cariño y comprensión, y ante todo dialogar con nuestr@ hij@, es una etapa en la   que se darán avances y retrocesos, por eso debemos ser conscientes de que no es una carrera, lo importante es que lo deje bien.

También podrán darse regresiones cuando ya lo haya dejado,ya sea por la llegada de un hermanito u otra causa. No os alarméis, es algo totalmente natural.

Y aunque muchos niños lo dejan por ellos mismos, otros quizás necesiten una ayudita. Aquí os dejo unos conejillos papis y mamis:

– En su cumple, le podemos decir que se ha vuelto mayor y que ya es hora de tirarlo. Esto se llama el ritual de la basura.

– Decirle que se ha perdido y que no lo encontramos por ningún lado.

– Hay muchas tiendas, por ejemplo imaginarium, que te cambian el chupe por un regalo, que sea el niño el que lo lleve.

– Ir limitando poco a poco su uso dialogando lo con el niño, llegando a un punto que solo lo use para dormir.

– Posteriormente podemos cambiar el chupe para dormir por un peluche u otra cosa que le tranquilice.

– Refuerzo positivo, felicitándole cuando lleve periodos prolongados con el.

– Decirle que se lo va a dar al hada mágica del chupete que se lo cambiará por un regalo. (Muy estilo ratoncito perezXD)

– Aprovechar enfermedades en la boca que le impidan el uso del chupete para retirarlo.

– Que la retirada del chupete se dé lugar en su entorno, y estando tranquilo, ya que si está alterado será mucho más difícil.

– He leído que algunos padres realizan algunos cortes en la retina para que ya el chupe no sea agradable para el niño, pero por los casos de mi entorno, desconozco su efectividad, parece lógico, así que si lo probáis contarnos que tal fue. 😉

– Decir que se lo va a dar a otro bebé mas pequeño, mi sobrina fue lo que hizo al llegar nuestro hijo. Les tengo de recuerdo para cuando crezca.

– Y este último me encanta, el diploma, cuando ya lleve una temporada dadle un diploma o hacedle una pequeña fiesta de ser mayor, así el niño verá que ya no es un bebé y lo evitará.

Y recordar que si no está preparado no le debemos obligar, ya habrá tiempo.

Aquí os dejó un modelo del diploma.

Un saludo papis y mamis

siguenos en facebook https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Una hora de tu tiempo

Muchas veces como padres, nuestro afán por conseguir más cosas para nuestra familia, hace que nos volquemos más y más en nuestro mundo laboral.

Esto no es malo, pues como personas, debemos conseguir desarrollarnos personal y profesionalmente.

El problema aparece cuando el mundo laboral y el afán por conseguir más y más se convierte en prioritario, dejando en segundo plano amistades, diversión y lo mas importante a la familia e hijos.

Nuestros hijos no van a ser más felices porque les compremos el último juguete de moda o la ropa mas cara.

Aunque no lo creamos, ¡¡Son niños!!

La mejor forma que tenemos para hacerles felices,es dedicarles tiempo cariñony atención.

Encontré este cuento y os aseguro dos cosas, la primera es que hace pensar, y la segunda, es que si nos paramos a pensar, estas situaciones se dan mas de lo que creemos.

Un hombre vino a casa tarde del trabajo, cansado e irritado, y encontró a su hijo de 5 años esperando en la puerta.

– “¿Papá, puedo hacerte una pregunta?”

– “Sí… ¿cuál es?” contestó el hombre.

– “¿Papá, cuánto ganas en una hora?”

– “Eso no es asunto tuyo. ¿Por qué preguntas eso?”, dijo el hombre enojado.

– “Sólo quiero saberlo. Por favor, dime, ¿cuánto ganas en una hora?”, repitió el pequeño.

– “Si quieres saberlo, en una hora gano 20 euros.”

– “¡Oh!”, contestó el pequeño, cabizbajo. Volviendo a mirarlo, dijo:

– “Papá, puedo pedirte prestados 10 euros?”

El padre se puso furioso:

– “Si la única razón por la que me has preguntado eso es para poder pedirme prestado dinero para comprar un juguete tonto o alguna otra cosa sin sentido, entonces vete directamente a tu cuarto y acuéstate. Piensa sobre por qué estás siendo tan egoísta. Yo trabajo muy duro muchas horas todos los días, y no tengo tiempo para estas tonterías infantiles.”

El chico fue calladamente a su cuarto y cerró la puerta. El hombre se sentó y empezó a ponerse aún más enfadado pensando en la pregunta del muchacho.

– “¿Cómo se atreve a preguntar cosas así sólo para conseguir algún dinero?”

Después de aproximadamente una hora o así, el hombre se había tranquilizado, y empezó a pensar que quizás había sido un poco duro con su hijo. Quizás había algo que realmente necesitara comprar con los 10 euros, y realmente no pedía dinero muy a menudo. El hombre fue a la puerta del cuarto del muchacho y abrió la puerta.

– “¿Estás dormido, hijo?”, preguntó.

– “No papá, estoy despierto”, contestó al muchacho.

– “He estado pensando, quizá haya sido demasiado duro contigo antes”, dijo el hombre. “Ha sido un día largo y he pagado mi agresividad contigo. Aquí están los 10 euros que me pediste.”

El pequeño se sentó y sonrió.

– “¡Oh, gracias papá!”, gritó.

Entonces, buscando bajo su almohada, sacó algunos billetes arrugados. El hombre, viendo que el muchacho ya tenía dinero, empezó a ponerse enfadado de nuevo.

El pequeño contó despacio su dinero, entonces miró a su padre.

– “¿Por qué pides más dinero si ya tienes?”, refunfuñó el padre.

– “Porque no tenía bastante, pero ahora sí”, contestó.

– “Papá, ahora ya tengo 20 euros… ¿puedo comprar una hora de tu tiempo?. Por favor ven a casa temprano mañana. Me gustaría cenar contigo.”

Niños e internet seguro

Internet,  una de las herramientas mas importantes que ha creado el ser humano.

Hace 15-20 años era un privilegiado el que podía permitirse internet, una herramienta que estaba a medio crear y que para arrancarlo teniamos que tirar de la línea de teléfono haciendo ese sonido tan particular que muchos recordareis, además para cargar una pagina habia que cargarse de paciencia.

Hoy todo eso es pasado, en milésimas de segundo podemos contactar con cualquier lugar del mundo,  ver contenidos multimedia, comprar y mil cosas mas (hasta escribir un blog para papis, jeje).

Pedo a pesar de su utilidad, el avance de Internet hace que cada vez exista mas peligros en los que podremos caer si no vamos con cuidado.

Por mas que lo pretendamos,  como padres no podemos mantener a nuestros hijos alejados de ese mundo,  ya que representa el presente y sobre todo el futuro, habiendose convertido en algo básico que les enseñan hasta en el colegio.

Pero como dije, Internet puede acercar a nuestros hijos pornografia, adicciones,  perdida de sociabilidad,  violencia y otras amenazas,  por lo que como padres debemos supervisar el acceso de nuestr@s hij@s a Internet y por supuesto instruirles en la navegación segura.

No cayendo en la comodidad de dejarles, como he visto en muchos casos, delante de la pantalla por nuestra propia seguridad.

Y aquí os dejo unos consejillos que os serán de gran utilidad:

– Procurad acceder y más al principio a la red en familia,  así realizareis una labor didáctica a la par que  el niño disfruta.

– Poned horarios  de uso de Internet y por supuesto que sea una vez que haya finalizado sus obligaciones.

– El ordenador en una zona común os ahorrará quebraderos de cabeza.

– Insistidle seriamente que de ningún modo, debe facilitar sus datos o   fotos, pues no sabemos quién se oculta detrás del otro lado.

– Si veis contenido inadecuado o ilegal, no dudeis en denunciarlo, todos tenemos que ayudar a un internet mas seguro.

– Consultar el historial de navegación, así sabremos si ha podido acceder a algún lugar que no debería y tomar soluciones.

– En vuestro navegador,  en la sección de ajustes-seguridad,  restringid el acceso a determinados contenidos,  también podéis instalarle un navegador a el que le tengáis limitado mientras vosotros usais uno con acceso total. (Ej. niño usa Firefox seguro y vosotros internet Explorer).

– Instalar programas de seguridad y mantenerlos actualizados.

– No dejéis que hable con desconocidos.

– Colaborad con las instituciones educativas y haced caso a sus consejos.

Si se os ocurrieran mas medidas, no dudeis en compartirlas con nosotros.

Siguenos también en facebook: https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

enseñarles a ayudar en el hogar

 

 

Una muy buena forma que como padres podemos hacer para enseñarles a ayudar, ser responsables  y prepararla para la vida adulta,  es potenciar que nuestr@s hij@s colaboren en las labores del hogar.

 

 

 

Con la realización de las tareas del hogar, nuestro hijo puede disfrutar, ya que para él será como un juego y además, el niño aprenderá a realizar pequeñas responsabilidades y  cumplir con pequeños encargos, así como empezará a sentirse útil e importante.

Además desarrollará un sentimiento de comprensión al valorar nuestra labor como padres, ya que al participar en ciertas tareas, será consciente del esfuerzo que implica.

 

Todo esto como siempre digo, si se le enseña desde pequeño hará que sea mucho más fácil que colabore en las tareas y por supuesto se le debe invitar a hacerlo en un principio para que sea él el que decida hacerlo, así será más fácil que nuestro objetivo llegue a buen puerto.

 

Según la edad de nuestr@ hij@, valoraremos cuales son las tareas que está capacitad@ para realizar y como dije en otros pista, debemos confiar en que serán capaces de realizar las tareas encomendadas, y también hacerles ver que si lo hicieran mal, también podrán sacar cosas positivas en forma de aprendizaje. Y cuando se les presenten dificultades en la ejecución de la tareas, debemos guiarles para que sea capaces de solucionarlas por ellos mismos.

 

Algunas tareas sencillas en las que podrán colaborar para que os sirva de ejemplo, pueden ser:

Poner la mesa, hacer su cama, realizar algunas compras (ojo según donde vivamos ya que lo primero es la seguridad del niño), poner y recoger la mesa, llevar el carro en el súper, ordenar sus juguetes y su cuarto, barrer, fregar, atender a la mascota, sacar la basura…  Ojo, todas las tareas las supervisaremos y no olvidemos que el objetivo es que aprenda a colaborar, no un asistente del hogar gratuito.

 

No debemos caer en el error de decirles que se aparten que lo hacemos mejor solos o que molestan más que ayudan, ya que aunque nos cueste más tiempo que hacerlo nosotros, no olvidemos que el fin de todo esto es enseñar a nuestr@ hij@.

 

Por ultimo no debemos olvidar que la mejor forma de conseguir nuestro objetivo es mediante el refuerzo positivo, ya sea felicitándole, con una cara sonriente, un pequeño premio, etc.

 

Así que papis no lo olvidéis que nuestr@s hijos sean responsables el día de mañana, depende de nosotros hoy.

 

¿Como ser mejores padres?

Muchas veces, como padres, nos preguntamos que podemos hacer  para ser mejores padres.

Y os aseguro que tod@s podemos ser mejores, pero de momento no se ha fabricado ningún invento milagroso que lo consiga por el solo, sino que se consigue a base de cariño, paciencia,  comprensión, tiempo y dedicación.

Pero para facilitarnos las cosas,  aquí dejo unos pasos que nos ayudarán en nuestro objetivo.

-Dedícales todo el tiempo que puedas,  ellos lo agradecerán.  Que no falte en nuestro día tiempo para nuestr@s hij@s por muy cansad@s u ocupad@s que estemos.

–  Dales cariño y no dudes en decirle  que le quieres o que es lo más importante para ti.  Que se respire amor y cariño  en nuestros hogares.

-Ser positivos,  transmitámosles optimismo y por supuesto confiemos siempre en ellos.

-Aprovechemos las oportunidades,  toda actividad es buena para disfrutar  de la vida con nuestr@s hij@s.

– No les sobreprotejamos, al final tendrán que volar del nido y nuestra misión  es que estén preparados.

– Enseñale desde pequeño buenos hábitos: a leer,  compartir,  hacer ejercicio,  higiene…

– Prediquemos con el ejemplo,  como siempre digo.

– No les neguemos algo porque sí, razonemos con ellos y si tenemos que reñirles o castigarles que sea con una finalidad educativa y sin dejar de mostrarles cariño.

– Enseñémosles a decir la verdad, la mentira tiene las patas muy cortas.

– Tomemos recuerdos de los momentos felices,  ya sea con fotos, videos,  agendas…

– Eduquémosles aceptando las diferencias. Y respetemos que cada hijo será diferente.

– Si nos equivocamos, no es ningún trauma que les pidamos perdón,  ellos también aprenderán a disculparse.

Y por último recordar que la paciencia es la mejor virtud,  así que nunca falte.

Un abrazo a tod@s