Un sitio vacío

Ya ha pasado más de medio año desde que el bisabuelo Paco decidió abandonarnos para ir en busca de sus seres queridos.
Muchos años antes pasaron por el mismo camino otros seres queridos,  en especial abuelos y tíos.

Aún recuerdo cuando Paquillo lloraba porque no llegaría a la boda de su nieta o no conocería a su biznieto.  Gracias a Dios pudo hacer ambas cosas.

A mí siempre me quedo la espina de no poder despedirme de mi abuelo José  por jugar un partido de fútbol y abandonarnos de repente.

Esas personas,  son el pilar de muchas familias aunque no siempre lo sepamos ver.
No somos capaces de apreciar ese sitio tan especial que ocupan hasta que ha quedado vacío.
Y por mucho que vivamos, siempre quedará libre ese espacio que aunque no nos lo parezca,  vuelven a ocupar cada vez que están presentes en nuestro recuerdo.

Con su mera presencia ya sea en el sillón del salón o presidiendo reuniones familiares aunque muchas veces apenas hablarán hacían que nos sintiéramos unidos.

También valoro con mucho cariño todas esas anécdotas de su vida y sus historias y saber que ya no tengo la suerte de escuchar pero guardo cual tesoro.

Ellos pusieron la primera piedra de lo que hoy somos así como nosotros la pondremos en la vida de hijos y nietos.
Y no hay mayor forma de rendirles homenaje que viviendo una vida plena y recordando lo que nos enseñaron e hicieron por nosotros.
Ya por último, quiero volver la vista arriba y darles las gracias por todo y por haber ocupado ese sitio principal de mi vida y esperar que cuando desde arriba me observen puedan sentirse orgullosos.

image

Anuncios

La habitación del bebé

Una de las cosas que más ilusión hace ante la llegada de un bebé es el preparar su habitación y aunque al principio dormirá en nuestra habitación,  será el lugar donde juegue,  tenga sus cosas y pase a dormir al crecer.

En nuestro caso,  empezamos a prepararla al saber el sexo del bebé y aunque la hicimos neutra para el futuro,  también personalizamos muchas cosas al saber que tendríamos un niño.

Por supuesto lo que teníamos claro es que tenía que tener espacio para jugar y al mirar la alfombra decidimos comprar una que se pudiera lavar en la lavadora así si se ensuciaba no pasaba nada, al fin y al cabo es para disfrutar.

Nos hicimos con una comoda a la que acoplamos un cambiador, lo veíamos más práctico que comoda-cambiador pues al crecer podría seguir usándolo.

Como el espacio lo permitia y lo teníamos decidimos poner un sillón en el que poderle dar la lactancia y relajarse mi mujer y el niño.  Ahora que ha crecido es la butaca del cuentacuentos.

Los armarios preferimos que abajo tuviera puertas para poder ocultar lo que no nos cabía en el otro armario, aunque también queriamos baldas en la parte superior para tener accesibles libros,  juguetes,  etc.

Una cosa que no era muy difícil y mi mujer se lanzó fue a decorar ella los cuadros y la lampara, además xe de darle un toque único y personal siempre podremos sentirnos orgullosos.  Aaah no somos ningunos manitas jeje.

Yo recomiendo comprar muebles que luego se puedan aprovechar,  nosotros el día de mañana pondremos su cama y será su habitación hasta que necesite algo distinto.

Tampoco es bueno que la sobrecarguemos, y los contenidos deben ser acordes a su edad. Ya habrá tiempo de ir modificando poco a poco.

Móviles,  un espejo, equipo para poner música,  una lámpara para relajarle, un pupitre para dibujar o un caballito balancín son otras de las cosas que opté en poner y las considero por experiencia bastante positivas. Posteriormente añadimos una pequeña piscina de bolas y un pequeño circo del ikea que también considero un acierto.

Debemos tener en cuenta la seguridad:
– Proteger enchufes, radiadores y esquinas.
– Que no tenga objetos peligrosos cerca.
– No usar pintura tóxica (nosotros elegimos papel decorativo).
– Por higiene no debemos dejar entrar a las mascotas,  es de los pocos lugares en que mi perro no puede pasar.
– Si es una casa de varias alturas no olvidemos las vallas de seguridad.
– Que no esté muy lejana de nuestra habitación para poder escucharlo o acudir rápidamente.
– Poner antideslizante debajo de la alfombra.
– La cama es mejor no pegarla a la ventana y podemos comprar mecanismos que la bloquean como prevención.

Y por último disfrutar de la preparación de  la llegada de vuestro bebé

Como dormir a nuestro bebé

¿Como dormir a nuestro bebé?

Articulo muy interesante ser la Doctora Marisa Gandsas publicado en la web http://www.planeta bebé.con.arg

El bebé, no nace sabiendo dormir, ya que este es un hábito que va a ir aprendiendo desde sus primeros días de vida.

Existe un alto porcentaje de niños que tienen problemas para dormir. Esto se debe a que no han adquirido bien este hábito.
El recién nacido no distingue entre día y noche. En el útero materno pasaba horas durmiendo y otras despierto, alternativamente, sin horarios preestablecidos.

Cuando el bebé nace, son los padres los que deben enseñarle a dormir. Todos los bebés saben dormir, pero no todos saben hacerlo bien. A partir del tercer o cuarto mes algunos niños pueden dormir de corrido toda la noche y otros se despiertan varias veces.

El recién nacido suele despertarse cada 3 ó 4 horas, a veces cada 2 ó 3 horas para comer. En ese lapso de tiempo el niño se despierta, es alimentado, se le cambia el pañal y se vuelve a dormir. Esto es lo más común pero hay niños que no tienen parámetro horario y pueden dormir hasta 16 hs diarias.

El niño se adapta a períodos más largos de tiempo llegando al tercer o cuarto mes de vida. Generalmente ahí cambia su ritmo biológico, porque el bebé va madurando en la medida en que su sistema nervioso central incorpora estas funciones. Esto no es igual para todos, hay quienes lo logran más tarde.

¿Cómo enseñarle a dormir a un recién nacido? 

No es secillo enseñarle a dormir a un recién nacido pero se logra con una rutina diaria, paciencia y perseverancia.

También hay que darle pautas para que aprenda a distinguir el día de la noche, el silencio del ruido, los horarios de comida, etc.

Los bebés lloran y lo hacen por diferentes causas (hambre, sueño, frío, calor). No es conveniente alimentarlos inmediatamente ante el primer llanto porque no siempre que lloran significa que lo hacen por hambre. A veces se calman solo por el contacto con la mamá o el papá.

Diferenciar el día de la noche…..Para ayudar a que el bebé pueda diferenciar entre el día y la noche es conveniente que de día esté en un lugar de la casa distinto del que va a estar a la noche. Puede estar en el living, en la cocina, en el cochecito o bebesit durante el día (aún cuando duerme). No es necesario que haya silencio absoluto en esos lugares donde está el bebé, puede haber música o ruidos de las tareas habituales que se realizan en la casa. De noche lo conveniente es que sí haya más silencio, menos luz, mayor tranquilidad y que duerma en su cuna. Los momentos en los que está despierto, hay que hablarle, mimarlo y jugar con él para que empiece a diferenciar entre el estar dormido y despierto.

Establecer rutinas… 

Es bueno establecer rutinas, como por ejemplo bañarlo antes de la comida anterior a que se vaya a dormir por la noche. Hay que tratar de hacerlo siempre en el mismo horario.

El bebé debe dormir con ropa cómoda, y no tener ni frío ni calor.

No se recomienda que el niño se duerma en brazos. Es mejor acostarlo solo en su cuna y cantarle una canción o hablarle despacito, diciéndole que tiene que dormir y despedirse.

No es tarea fácil. Generalmente los recién nacidos se duermen mientras se alimentan, se espera que hagan un provechito y se lo acuesta. Esto se hace para que desde el principio el bebé reconozca su cuna como lugar de dormir.

Así cuando se despierte en el medio de la noche, estará en el mismo lugar donde se durmió. De todas maneras los recién nacidos están en una etapa en la que el despertar tiene que ver más con el hambre , pero a la vez es la edad ideal para comenzar a enseñarles este hábito de dormirse solos en su cunita.

¿Dónde duermen los recién nacidos?
La respuesta a esta pregunta deben encontrarla los padres de acuerdo a sus deseos y convicciones. Es bueno que lo planifiquen y decidan antes del nacimiento. La llegada del nuevo integrante, supone pocas horas de sueño y mucho cansancio.

Se aconseja que durante los primeros 3 meses los niños duerman en la habitación de los padres. En especial para facilitarle a la madre el continuo despertar durante la noche. Se puede instalar la cuna cerca de la cama.

Ya tiene tres meses… 

Es común que cerca del tercer o cuarto mes el niño duerma de 4 a 6 horas de corrido y vaya estirando sus períodos de sueño.

A partir de este momento la tarea de enseñarle a dormir debe ser más constante.

Los papás deben estar convencidos, seguros y tranquilos en esta tarea. Su actitud es fundamental, pues el niño lo percibe y de acuerdo a esto se quedará en su cuna o no.

El bebé debe asociar la hora de dormir a una rutina: la repetición les da seguridad. Por ejemplo: primero se baña, luego come, el papá o la mamá le canta alguna canción o le hacen algún mimo. Cada familia decidirá a que hora se acuesta el niño y si le ofrecen algo para la noche, un chupete, un osito de peluche….

Se aconseja no acudir ante el primer llanto nocturno del bebé, porque a veces están soñando o gimen y vuelven a dormirse solos.

Reflexiones de un padre

En estos primeros diez meses como padre,  miro atrás y pienso…

Que todas las prioridades que tenía hasta entonces han cambiado.  La mayor prioridad es estar con ese pequeño que me hace reír.

Que despertarse por las noches  y levantarse tan temprano tampoco es tan malo.

Que no hace falta mucho para ser feliz. Tan solo el cariño de tu hogar.

Que aunque tengas un mal día una sonrisa suya ya te lo alegrará.

Que conoces más a tu mujer o marido, los sentimientos afloran y aunque a veces surgieran altibajos al final nos unió mas.

Cosas como la televisión,  ordenador,  etc, pasan a ser prácticamente un elemento decorativo.

Descubres la importancia de los momentos kit kat y disfrutas al máximo de esos momentos de descanso.

Que paso más tiempo en las nubes pensando en mi  hijo que en el mundo real.

Que el trabajo no lo es todo. Es importante sí. Pero trabajo para vivir y no al revés.

Que después de años fuera de casa de mis padres o mi mujer de mis suegros esto es lo más parecido a la vuelta al hogar, pero no cambio por nada que los abuelos disfruten de sus nietos.

Que una cena y una cerveza con unos amigos o una velada en pareja son mejores que cualquiera de las fiestas.

Que cada día que pasa me siento orgulloso viendo como mi hijo aprende cosas nuevas y va creciendo.

Que nuestra casa tiene más espacios de los que pensaba para ir guardando las cosas que se van quedando pequeñas.

Que aunque tengas un coche grande con niños siempre se te quedará pequeño.

Que los planes de domingo son lo mejor.  Y que el parque es divertido hasta para los papis.

Que no era tan difícil cambiar pañales,  dar el bibe,  elegir la ropita, dormirle, ¿sigo?

Que he realizado un curso intensivo de ser padres y  de querer a esa personita.

Que podía seguir escribiendo un día entero.

Y por último

QUE NO LO CAMBIARÍA POR NADA y NUNCA ME HE SENTIDO MÁS FELIZ!!

Te lo dedico a tí. Te quiero hijo para cuando crezcas y leas esto veras que papa tiene su corazoncito 😉

https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres

Llegaste al mundo

Ya han pasado 9 meses.

Parece que fue ayer cuando os disteis cuenta de que íbais a ser padres.
Pero ese momento llegó.
Estáis en casa tranquilos y de repente mamá dice:
¡Cariño creo que ya está aquí! ¡Es hora de salir!

Los nervios están a flor de piel.  Rápidamente os preparais, cogeis las bolsas que habíais preparado días o semanas antes con toda la ilusión y ganas y partís rumbo al hospital.

Por fin llegais, os dan una habitación y tras pasar el médico os dice que aún no es la hora.
Se hace el silencio y suavemente os cogeis la mano mientras os miráis.  El tiempo parece no pasar.

Pero…
De repente todo se acelera,  os llevan a otra habitación y un montón de médicos y enfermeras abarrotan la habitación.
Papá está blanco. Mamá lucha y lucha, llora y llora y en un momento, se escucha:
¡Ya lo veo!¡Ya sale!
Y un llanto de bebé es el único sonido que se escucha.

El médico abraza al padre, mamá observa impaciente al niño,  quiere cogerlo.
¡Por fin! Ya lo tengo,  todo ha merecido la pena.

Ahora en un par de días estaremos en casa.

Ya estamos listos para la aventura. La aventura de ser padres.

El primer empleo de nuestros hijos

Una de las principales experiencias en la vida de nuestr@s hij@s y que le acercará ya de forma casi definitiva a la vida adulta,  es la obtención de su primer empleo.

Aunque a muchos padres nos queda todavía lejano este momento y a algunos no nos queda tan lejos ese día en que trabajamos por primera vez, me parece un tema de bastante interés.

Nuestro hijo a crecido y aunque muchas veces nos cueste asumirlo, ya no es aquel niño que tomabamos de la mano para ir al colegio o que venía a nuestra habitación tras tener una pesadilla.  Ahora es el momento en el que vuelen solos y nuestra misión será dejarles ir y ayudarles a levantarse.

¿Y como podemos ayudarles?

– Antes de comenzar a trabajar deben ser conscientes de que tienen todo nuestro apoyo.

– Antes de coger un trabajo a ciegas recomendémosles que se informen tanto de las condiciones laborales como del ambiente,  sus funciones,  etc.

– Con nuestra experiencia podremos ver las condiciones del empleo y asegurarnos que sea consciente de que sea dado de alta en la seguridad social así como de estar asegurado ante posibles accidentes.  Así como si el nivel de empleo que aparece en el contrato es acorde a las funciones que va a realizar.

– Que sean conscientes de que aunque su primer trabajo  no sea el soñado, muchas veces es necesario empezar desde abajo para poco ir prosperando. Si está decaido animémosle y que vean que estamos orgullosos de ellos.

– También y más al empezar debemos dejarles claro que una cosa es trabajar y otra dejarse explotar.  Que sepan decir no ante posibles abusos. Muchas empresas se aprovechan de la juventud para convertir a su trabajador en un chico de los recados.

– Debemos escuchar con atención todo lo que nuestros hijos nos cuenten sobre el trabajo,  problemas,  alegrías, aspiraciones. Debemos calmarle si está alterado, animarle y aconsejarle siempre que sea necesario.

Nuestra propia experiencia puede ser un buen ejemplo.

–  Si no se siente realizado  con su trabajo, está a disgusto, se siente frustrado o cree que puede conseguir más,  a lo mejor es el momento de cambiar de trabajo.  Debemos estar a su lado para apoyarlo.

– Si se produce algún caso de acoso sexual en el ámbito laboral, cosa más común en la sociedad de lo que desearíamos, debemos hacerles denunciar la situación y buscar ayuda para poner punto y final a ese problema.

Y por supuesto y lo más importante, que nunca renuncien a seguir formándose, el saber no ocupa lugar y les ayudará a progresar más rápidamente.

Las golosinas, enseñarles a comerlas

Hoy en día es noticia común problemas como la caries,  obesidad infantil,  colesterol prematuro,  etc.

Esto ha provocado que muchos padres decidamos que el consumo de golosinas y bollería, sea un alimento tabú.

Pero…

¿Es correcto?

Como expuse el otro día,  estos alimentos, ocupan la cima de la pirámide alimentaria, por lo que su consumo será el menos abundante de todos.

Como bien sabeis, el prohibir algo a un niño,  lo único que conseguirá, es aumentar el deseo por ello y cuando no esté bajo nuestra supervisión,  tendrá mayores tentaciónes de conaumirlas que si se ha educado en un consumo moderado.

Por supuesto papis, es inevitable que acabe tomamdo golosinas,  ya sea en el recreo, por que se las dė algún conocido nuestro o amigos suyos o en fiestas de cumpleaños.

Pero nosotros si que podemos hacer algo, lo más importante es que el niño en casa, no tenga al alcance de su mano chuches, refrescos ni bollería, que sea una cosa que se le dé ocasionalmente.

En el colegio de mi mujer es increíble la de niños que día a día llevan el bollito al cole. No le hacemos ningún favor, aunque sea su almuerzo favorito.

Podemos establecer un día de almuerzo así,  pero el resto de días,  el niño tiene que tomar algo saludable.

Hay que explicarle que las chuches,  bollerias, bolsas de aperitivos,  etc, no son lo mejor para el, y que hay que comerlos solo de vez en cuando para que no les siente mal.

Nunca habrá que prohibirselo o insistirle solo en comer ciertos alimentos porque a parte de aumentar su deseo a consumirlos, podría acabar cogiendo aversión a ese alimento saludable.

Cuando le demos la propina, debemos darle una cantidad acorde con su edad, e interesarnos en que la ha gastado para poder recomendarle alternativas en las que usarla.

Colaboraremos como siempre digo, con el colegio, cada vez más,  conciencian a los niños con programas de desayunos saludables, charlas, etc.

Y por supuesto predicar, si les limitamos a ellos y nos ven de continuo consumiendo estos alimentos,  el niño aumentara sus ganas de tomarlos, pero si somosos primeros en cumplir con unos hábitos alimenticios correctos, el niño probablemente tienda a imitarnos.

Siguenos también en facebook: https://www.facebook.com/lasaventurasdeserpadres